MÉRIDA

Mérida es la capital de Yucatán y la ciudad más grande de la península. El centro de la ciudad con sus grandes edificios es un testamento de la riqueza de la época colonial. Sin embargo, el porcentaje de indígenas que viven en esta ciudad hoy día es mayor que en las otras grandes ciudades. La mezcla de estas culturas hace que Mérida se sienta claramente mexicana. Las casas y el monumento de abajo están ubicados en el Paseo de Montejo. La águila encima del cactus es uno de los gran símbolos de la tradición mexicana. Está rodeada por placas contando la historia de la independización.

El centro histórico está deteriorado en algunas partes, pero también es obvio que se está trabajando para restaurar muchos edificios. A Mérida también se la llama La Ciudad Blanca, probablemente por el color de muchos de los edificios coloniales. Siéntete libre de dar un paseo por la ciudad por la noche también. Se dice que la ciudad de Mérida es una de las más seguras de todo México. Y con razón: Hay muchos policías en todas partes, asegurándose de que no ocurra nada sospechoso.

Tuvimos la suerte de pasar los tres días que estuvimos en Mérida en casa de una amiga. Su familia fue muy acogedora y nos mostró gran parte de la cultura, los trajes y la comida maya. Incluso para los mexicanos con los que viajaba, algo de esto era una novedad. Disfrutamos de una noche de salsa en un bar local. Probamos las variedades de taco locales llamadas salbute y panucho, ambos hechos con tortillas de maíz fritas, mientras que el último está relleno de frijoles negros. También comimos tamales, una masa de maíz rellena de carne o de frijoles y queso – se cocinan envueltas en hojas de plátano. Y para daros una mejor idea de los hábitos alimenticios mexicanos: No sólo teníamos esos platos para el almuerzo y la cena, sino también como desayuno.