CHICHÉN ITZÁ

Chichén Itzá podría ser el lugar más conocido de toda la península de Yucatán. A sólo 90 minutos en coche de Mérida, las famosas pirámides se yerguen orgullosamente. Los templos no están construidos en un estilo clásico maya, sino que muestran elementos mexicanos centrales. Chichén Itzá solía ser una de las ciudades mayas más grandes y se dice que fue construida casi 1000 años d.C. Poco antes de la llegada de los españoles, la ciudad fue conquistada por otro pueblo y se cree que los lugareños fueron arrojados al Cenote Sagrado. Se supone que siguió siendo un centro de peregrinación incluso después de la conquista española.

El Castillo, la pirámide más grande del sitio, se encuentra en el centro de la ciudad. Dos lados fueron restaurados a su antigua gloria, mientras que los otros dos fueron dejados en un estado degradante que muestra la edad real de la estructura. La pirámide es bien conocida por la aparición de una serpiente que se retuerce por la escalera al final de la tarde alrededor de los equinoccios de primavera y otoño, creada por sombras triangulares proyectadas en los huecos de la escalera. Podría ser una representación del dios serpiente emplumada en cuyo honor se construyó el templo: Kukulkán.

Si sabes algo sobre las culturas indígenas de Mesoamérica, puede que hayas oído hablar del típico juego de pelota. A un lado del sitio arquitectónico se encuentra, hasta hoy, el Gran Juego de Pelota con sus aros todavía intactos. Da un paseo por el resto del sitio: El Templo de los Guerreros y las estructuras indígenas de madera así como El Caracol, el templo del observatorio, son también muy interesantes de ver.